Skip to content

Salir del aislamiento, ¿a qué precio?

December 28, 2007

cortes de montes en yator

La consejera de Obras públicas vino a las Alpujarras para visitar las obras que se están realizando en las carreteras de la zona como parte del Plan Más cerca. Los medios de comunicación y Obras Públicas se han encargado de darle buena publicidad a dicho plan, y para ello no dejan de mencionar, como baluarte, las cifras millonarias que invertirán en los distintos tramos de la carretera: 118 millones de euros en las Alpujarras, de los cuales, más de 10 millones de euros están invertidos en el tramo Yátor-Cádiar.

Todo ello resulta muy loable, pero todos infringen las reglas medioambientales que ellos mismos recomiendan.
En la web de Giasa (www.giasa.com), encontramos un monográfico titulado: “Recomendaciones para el diseño de las herramientas necesarias para la coexistencia entre la red espacios naturales protegidos y la red de infraestructuras viarias de Andalucía.” En dicho informe se explica con gran claridad la necesidad de tener presentes cuestiones de conservación y ecología a la hora de diseñar nuevas carreteras, y establece pautas sobre cómo llevarlas a cabo.

Nos dice:
Andalucía posee un patrimonio natural de los más ricos, diversos y bien conservados de la Unión Europea.. […..]. El paisaje ecocultural de Andalucía en general y de la RENPA en particular constituye un recurso económico de máxima importancia relacionado con el turismo de naturaleza y un elemento clave de la identidad social, que es necesario conservar en el marco de la Convención Europea del Paisaje. Las fases de planificación y diseño de carreteras deben promover y tener en cuenta, tanto a escala de tramo como de red, los resultados de estudios de valoración para su integración o, en su caso, la restauración de aquellos paisajes que pueden verse afectados por su trazado.

Sin embargo, sin ir mas lejos, en el tramo de Yátor-Cádiar, la rambla y el valle, que cursaban paralelos a la antigua carretera, han desparecido; los desmontes, las toneladas de tierra movidas de un sitio a otro, muestran una imagen desoladora. Si no bastase con esto, la carretera de Cádiar-Ugíjar A-348 se ha ejecutado al margen del Informe y Diagnostico territorial y Urbanístico de la Alpujarra, en el que se propone proteger la carretera antigua como trayecto de interés. El nuevo trazado está provocando un cambio drástico de la geografía de la zona, con grandes desmontes de cerros y cortes de 90 grados en cerros (por ejemplo Cerro Santo) que será imposible restituir paisajistiíamente, aún cuando se ejecute el plan de restitución paisajística exigido por la ley.

Las administraciones, y sus políticas de desarrollo, no son las únicas culpables de la situación. En ocasiones, los propios habitantes de la zona o sus representantes padecen una miopía tal que no les deja ver mas allá de los benefícios inmediatos. Es el caso del alcalde de Cádiar, quién incapaz de escuchar a razones, desatiende la propuesta de Alpujarra Sostenible y Ecologistas en Acción de respetar 1.5 km del tramo existente, a fin de evitar el destrozo injustificado de unos 90 árboles adultos a la entrada de Cádiar.

Respetar el tramo actual supondría un ahorro enorme tanto de recursos humanos, como económicos y ecológicos. Sin embargo, ningún político ni técnico institucional parece considerar esta alternativa. Es como si al “animal tecnológico” que llevamos dentro le costase aceptar que a veces la mejor acción es no hacer nada. Nuestra pregunta es : ¿qué sentido tiene invertir miles de euros para eliminar dos curvas en un tramo de 1.5 km, cuando después habrá que colocar allí mismo baches contra la velocidad para entrar en zona urbana? ¿Alguien ha calculado el coste ecológico de talar 90 árboles para deshacernos de ambas curvas y el coste económico de crear un nuevo tramo desde cero?

En papel, la Junta aparece como gran defensora del medio ambiente y del desarrollo sostenible; en la práctica, las cosas son muy distintas:

• Olivos centenarios arrancados y vendidos para leña en el valle de Yátor
• Cambio drástico de la geografía del valle de Yátor, con grandes desmontes de cerros y cortes de 90 grados (por ejemplo Cerro Santo), invasión de cañadas y vías agropecuarias que será imposible recuperar, aun cuando se ejecute el plan de restitución paisajística exigido por la ley.
• Chaparros arrancados y vendidos para leña en el tramo de Torvizcón
• Más de 90 árboles y un barranco en peligro a la entrada de Cádiar.

Con el Plan Mascerca, la Junta está demostrando una vez más que tiene grandes profesionales y recursos para la incubación de ideas ( investigación en universidades, por ejemplo), pero fracasa estrepitosamente en la implementación real de las mismas. Mucha imagen y pocos hechos.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: